sábado , 25 septiembre 2021
Inicio > La Fundación > Buen gobierno y transparencia > Decálogo de Derechos del Usuario de la Fundación Ana Valdivia

Decálogo de Derechos del Usuario de la Fundación Ana Valdivia

Los usuarios de los servicios de acción social ofrecidos por la Fundación Ana Valdivia tendrán derecho a:

  1. A acceder a los Centros o Servicios sin discriminación por razón de sexo, raza, religión, ideología o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.
  2. A acceder, permanecer y cesar en la utilización del Servicio o Centro por voluntad propia.
  3. A un programa de intervención individual definido y realizado con la participación y el conocimiento del usuario.
  4. A la máxima intimidad personal y a la protección de la propia imagen. Al secreto profesional de su historia sanitaria y social y a la protección de sus datos personales.
  5. A participar en las actividades que se desarrollen en el Centro o Servicio.
  6. A asociarse al objeto de favorecer su participación en la programación y desarrollo de las actividades y para la defensa de sus derechos.
  7. A presentar reclamaciones y sugerencias.
  8. A la información contenida en su expediente personal, a conocer el precio de los servicios que recibe y en general toda aquella información que requiera como usuario.
  9. A mantener relaciones interpersonales, incluido el derecho a recibir visitas.
  10. A recibir los servicios que se presten en el Centro o Servicio de acuerdo con su programa de intervención social, así como a una adecuada coordinación con otros sistemas afines, como el sociosanitario, educativo, de empleo, y aquellos otros que puedan confluir con los servicios sociales en áreas concretas de la intervención personalizada.

NOTA: El presente decálogo ha sido elaborado en base al decálogo de Derechos del Usuario de Centros de Servicios Sociales y/o Servicios de Acción Social contenido en la Ley 11/2002 de 18 de diciembre , de Ordenación de la Actividad de los Centros y Servicios de Acción Social y de Mejora de la Calidad en la Prestación de los Servicios Sociales de la Comunidad de Madrid y tiene la validez legal que las respectivas normas jurídicas le den a cada uno de estos principios; pudiendo ser, en ocasiones , objeto de limitaciones en virtud de resolución administrativa o judicial.