miércoles , 21 noviembre 2018
Logopedia

Logopedia

Nos comunicamos desde el momento en el que nacemos, a veces de forma intencionada, otras no, desde una palabra hasta una sonrisa, incluso nuestra forma de vestir. Siempre que interactuamos con la gente, lo hacemos. Por lo que la comunicación nos permite comprender nuestro entorno y relacionarnos con él y es mediante el lenguaje la forma de compartir nuestros pensamientos, ideas y sentimientos.

 “Existe un lenguaje que va más allá de las palabras”, Claudio Coello

El lenguaje verbal es propio del ser humano y, por ello, la logopedia  se ocupa del estudio, diagnóstico, rehabilitación y prevención de los trastornos de la comunicación humana y funciones asociadas.

Áreas en las que trabajamos:

  • Comunicación: potenciaremos todas las habilidades comunicativas necesarias para una adecuada interacción; además de dotar con las herramientas necesarias para que se lleve a cabo de forma eficiente como, por ejemplo, uso de sistemas aumentativos y alternativos de comunicación.
  • Lenguaje: el lenguaje es el soporte básico de comunicación que cumple funciones como estructuración del pensamiento, como factor regulador de la conducta, como medio de acceso a la cultura y como un medio de identificación con iguales. Cualquier alteración en la expresión (fonética, morfosintaxis, semántica y pragmática, secundarias a disfunciones orales o alteración de la fluidez, entre otros) o en la comprensión alterará las funciones anteriormente citadas, vitales para el desarrollo integral de la persona.
  • Audición y voz: las dificultades secundarias a alteraciones en la audición que intervienen de tanto de forma directa como indirecta en el proceso de fonación. Se abordan aspectos tan importantes que van desde la respiración y la coordinación fonorrespiratoria hasta la reeducación auditiva.
  • Alimentación: desde un abordaje logopédico, nuestro objetivo es la  mejora en la calidad de vida. Por ello, se trabaja de forma interdisciplinar las alteraciones funcionales que alteren el proceso deglutorio que permita una alimentación segura y eficaz, disfrutando de ello.

La intervención será individualizada, centrada en la potenciación de las capacidades  y basada en la concepción del individuo como un todo, es decir, se desarrolla globalmente las áreas del desarrollo (cognitiva, sensoriomotora, lingüística y socioafectiva).